Feb 022015
 
Copyright :  Konstantin Fedin

Hoy en día todo el mundo y por todos los medios nos inunda con métodos, metodologías, guías o recetas para lograr algo que deseamos o deseamos ya no tener, la innovación no se escapa de este fenómeno y esto precisamente, la existencia de un método para la innovación, es el mito del que hablaremos en este blog.

Existen métodos y recetas para muchas cosas, pero ¿qué es un método? Según la definición del diccionario Real Academia, es el modo de decir o hacer con orden. Y mientras sigamos algún método, casi siempre, no importando nuestro estado físico o de ánimo, o condiciones en las que nos encontremos, obtendremos el mismo resultado.

Pero en la vida real todo es grande y complejo. Lo que queremos en la vida es más complejo de lo que podemos lograr mediante cualquier método, no queremos lograr el mismo resultado siempre. Innovar es hacer algo nuevo, y la ciencia progresiva, el descubrimiento del conocimiento, es más que seguir una simple receta. Un experimento verdadero tiene por lo menos una variable desconocida, y el experimento podría ser ver cómo esa variable, pues, vaya la redundancia, varía. ¿Qué pasaría si tú decides freír unos frijoles en el espacio? Si nadie sabe a ciencia cierta que pasaría, tienes un experimento en tus manos.

Si bien una cosa es llegar a una nueva idea, y una otra probarla y ver cómo funciona, existe una tercera forma, una menos interesante la cual es seguir las instrucciones de seguridad, bien practicadas por alguien, que ha establecido para ti. Debemos asimilar que los experimentos reales tienen riesgos, como en la vida real, podríamos considerar como ejemplo a Marie Curie, quien descubrió la radiación, pero murió a causa de ella, o como cada año millones de ratas de laboratorio sufren en el nombre de la exploración de nuevas ideas.

Innovar tiene un precio: puede ser que sea el dinero, el tiempo, la cordura, los amigos, o el matrimonio, pero no hay duda de que tendrá uno.

El mito de la metodología, en forma definitiva, es la creencia de que existe un libro de jugadas para la innovación y que este elimina el riesgo del proceso de búsqueda de nuevas ideas. Este es el mismo deseo que alimenta los deseos escondidos por ejemplo en los aparatos para ahorrar tiempo, las comidas sabrosas, pero con poca grasa, y los programas de cinco pasos para <inserta aquí el problema que más te guste>. Y al igual que otros mitos, esta fantasía vende más rápido que la verdad, de ahí vienen las películas, novelas e infomerciales sobre la innovación.

Pero a partir nuestra experiencia, claridad y retrospectiva, sabemos que lo imposible nunca sucede. Sabemos que no sucede lo Si-usted-es-suertudo o el si-usted-lee-este-libro-puede-ser-posible por una buena razón. No hay manera de evitar todos los riesgos al hacer cosas nuevas. Se necesitan recursos para iniciar una empresa, desarrollar una idea, o incluso cambiar la mente de alguien, y esas inversiones no tienen una rentabilidad garantizada. Incluso el método científico, el proceso detrás de la omnipresente “ciencia de cohetes,” no promete éxito, ya hemos visto los diferentes accidentes espaciales de las diferentes agencias alrededor del mundo.

Artículos relacionados

[suffusion-the-author]

[suffusion-the-author display='description']

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)

Please insert the signs in the image:

A %d blogueros les gusta esto: